Actuar y vencer a pesar del miedo al fracaso

No te conozco, al menos no aún. Pero quizá con alto grado de certeza, como ser humano que eres, luchas cada día no sólo por sobrevivir sino por ser buena persona, prosperar, ser feliz y contribuir a mejorar el mundo.

A la gran mayoría de nosotros nos gustaría liberar al mundo de sus problemas, convivir en paz y tener vidas con sentido.

¿Entonces por qué no lo intentamos?

Una razón poderosa e intimidante es porque el esfuerzo parece demasiado grande y no estamos seguros de lograrlo. En otras palabras, por miedo a fracasar.

Cuando te enfrentas a grandes metas, proyectos u oportunidades este temor te puede inhibir, te paraliza y no te deja entrar en acción. Algunas veces este temor te puede motivar al éxito por las consecuencias negativas de no lograr lo que te propones y necesitas. Dicho de otra manera, lo haces por el miedo al garrote (castigo) y no por la zanahoria (el logro, la satisfacción, la recompensa).  Por ejemplo, continuar en un trabajo que no te satisface, en el que te sientes infeliz, pero continúas en él porque hay que llevar pan a la mesa familiar.

«La gente piensa que el éxito es lo opuesto al fracaso, pero la verdad es que ambos son partes del mismo proceso»

Roger von Oech

Por ello tienes que superar ese miedo que, en últimas padecemos todos. No es negarlo, es afrontarlo. Por ello te animo a que asumas riesgos y te autorices a ti mismo a cometer errores para que puedas levantar el vuelo.  Debes imponerte la cultura de no querer fracasar, pero aprendiendo a asumir la realidad de quealgunas cosas saldrán mal.

Te invito que busques ser la mejor persona posible y para ello no tienes que temer al fracaso. No pasa nada con fracasar, sigue aprendiendo, encuentra una montaña más alta que escalar y lleva contigo a los demás.

Cambia tu actitud frente al fracaso, él es un maestro necesario para tener éxito. Ve al fracaso como un retraso pasajero en el camino hacia tus metas, cada bache, cada obstáculo, cada desvío enfréntalo con decisión y confianza. Si sabes a dónde te diriges serás imparable. Sólo tú te puedes detener a ti mismo.

«El éxito es la habilidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo»

Winston Churcill.

Sí. Tu peor enemigo eres tú. Tu voz interna te debilita, te limita y te dice constantemente que corres peligro, que no puedes, que no te alejes, que te quedes en zona segura.  Reconoce el miedo, pero no le hagas caso. Si pones atención a esa voz, a tu pasado, te auto saboteas.

De ahora en adelante, calla a tu crítico interior. Reconoce que tener miedo al fracaso es tenerte miedo a ti mismo. Triunfa, no por temor al fracaso sino porque quieres ser mejor de lo que jamás pensaste que podrías serlo.

Comparte y difunde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.